world meets catalunya

Independencia Catalana

¿Realmente la sociedad catalana se encuentra preparada para su independencia?

Tan solo faltan horas para dar inicio a la celebración del referéndum del 1 de octubre, y aún los ciudadanos catalanes tienen incertidumbre sobre si se llevará a cabo o no este evento, o si las fuerzas policiales o militares podrán socavarlo.

Por supuesto, más allá de que el referéndum pueda lograrse, son bastante nulas las posibilidades que pueda generarse la independencia de esta región de España, ya que por muchos motivos la voluntad popular ha sido acallada en varias ocasiones.

¿Pero son estos esfuerzos recientes? Ciertamente las primeras luchas de deslindamiento se produjeron en 1922, cuando se creó el primer partido independentista en Catalunya, llamado Estat Catalá.

En 1923 se reafirma este espíritu independentista gracias al golpe de Estado de Primo De Rivera, lo que hizo pensar que el distanciamiento de Catalunya podría generarse por la vía insurreccional, pero poco a poco estos esfuerzos fueron diluyéndose.

Se puede percibir que existe una frustración histórica en la sociedad catalana al no poder conformar un estado aparte.

Pese a que el primer partido independentista fue creado a inicios del siglo XX, todos estos movimientos que conocemos tienen su fundamento en que Catalunya es una región oprimida por España desde que las tropas borbónicas la ocuparon en 1714.

Quizás eso no fue tan grave como cuando empezaron a generarse acciones que suprimieran la identidad del catalán, como la no implementación de la lengua catalana en la región, lo cual muchos nativos aun resienten por parte de los españoles.

Actualmente se pretende celebrar un referéndum bajo las mismas premisas que los eventos electorales anteriores. Sin embargo el gobierno central ha doblado esfuerzos para que esto no suceda por ningún motivo.

Realmente es difícil pensar que los catalanes consigan su tan añorada independencia, si no han marcado una diferencia respecto a conseguir su meta definitiva.

En el supuesto que la independencia ocurra, Catalunya pasaría a ser un estado flotante, ya que sus ideas cuentan con el repudio de la comunidad internacional, lo que puede generar un cierre de fronteras y por consiguiente un bloqueo económico.

Ya el Euro no sería una moneda válida para los catalanes, y tendrían que recurrir a la creación de una nueva divisa, y aunque Catalunya dispusiese de una porción de la costa mediterránea, ningún país intentaría brindarles apoyo.

Todo ese auge económico que tiene Catalunya, ya sea por la actividad petroquímica, comercial (cerrajeros, artesanos, tiendas diversas), o turística se vendría al caño, pues esta región ya no tendría un piso en el cual sustentarse.

Incluso muchas celebridades se han pronunciado al respecto sobre los enfrentamientos generados, y lamentablemente se han ganado gratuitamente el desprecio de muchos catalanes.

Ni a España le conviene que Catalunya se aparte, ni a Catalunya tratar de independizarse, esa es la cuestión. Y por ello las partes enfrentadas deben emplear la negociación para tratar de establecer un acuerdo nacional.

Es algo a lo que se debe dar prioridad pues más allá de las luchas políticas, quienes realmente salen perjudicados de todo este conflicto son los ciudadanos, los cuales serían burlados una vez más, justo después que se hacen tantas promesas electorales falsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *